PSICOTERAPIA

Psicoterapia de orientación dinámica.

Detección de los conflictos intrapsíquicos, concienciación y elaboración de los mismos a través de una comunicación abierta, no directiva, para conseguir un mayor grado de integración de la personalidad, reafirmando la propia identidad y liberando a la persona de aquellos temores, inhibiciones, distorsiones, complejos y síntomas diversos que la mantienen en una estado de sufrimiento y merma de sus recursos vitales.

Con ello se potencia la capacidad de establecer relaciones y vínculos auténticos con los otros, la fortaleza para afrontar las inevitables frustraciones de la vida y la disponibilidad de acción eficaz en el ámbito social y profesional.

De la amplitud y complejidad de los cuadros disfuncionales, se reseñan, a modo de ejemplo orientativo, los siguientes: angustia, fobias, obsesiones, inhibición social, adicciones, vivencias continuas de inseguridad, minusvalía, inferioridad, vacío interior, desorientación vital con ausencia de proyecto y de sentido de la propia existencia…

Su objetivo es ayudar a comprender los aspectos disfuncionales en la relación dual –de pareja- y de los diferentes miembros del grupo familiar.

Elaborar los conflictos subyacentes y modificar las pautas de relación anómala que inciden negativamente en el bienestar de la pareja y de la familia.

En aquellos casos en los que el cliente lo solicite, será asesorado jurídicamente para que de manera clara y precisa conozca su situación y las posibles alternativas jurídicas existentes.

Trastornos por estrés postraumático.

Estrés adaptativo por causas socioeconómicas y familiares.

Desórdenes psíquicos de origen traumático, originados por una psicopatología familiar grave que incide negativamente en el desarrollo de la personalidad desde sus comienzos.

Incidencia de los conflictos emocionales, generalmente de origen temprano, que afectan negativamente a la salud corporal por su íntima conexión con el Sistema Neurovegetativo (Simpático y Parasimpático).

A modo orientativo, frecuentes trastornos de origen psicosomático: disfunciones gastrointestinales, dermatológicas, respiratorias, cefaleas…

Anorexia – Bulimia – Sobreingesta compulsiva.

Los Trastornos del Comportamiento Alimentario no tienen una causa única, sino que en ellos confluyen múltiples factores:

  • Biológicos
  • Psicológicos: Rasgos de personalidad (impulsividad, obsesividad, perfeccionismo, narcisismo), autoimagen y autoestima.
  • Socioculturales: “Cultura de la delgadez”, medios de comunicación social con su transmisión de “modelos estéticos corporales”, influencia familiar, presión de grupo, deseos de aceptación y adaptación social sobre la base de la imagen corporal.

LLÁMANOS

Para concertar citas o solicitar más información

Al navegar por éste sitio, acepta nuestra política de privacidad